Sandakan (Sabah-Malaysia)

Solamente a una parada de metro hacia el sur desde Pasar Seni, en Kuala Lumpur, llegamos con nuestros bultos a KL Sentral donde se cogen los buses hacia el aeropuerto. Salen puntualmente cada hora hacia el KLIA, el Aeropuerto Internacional de KL. Asi de facil, después de desembolsar 10RM (2,25€) y después de una hora de viaje, estabamos esperando a que abriesen la facturación de Air Asia para coger el vuelo hacia Sandakan, una de las ciudades de la provincia de Sabah, en el Borneo malayo.

Llegados al aeropuerto de Sandakan, situado a las afueras de la población, a unos 7 km, salimos cruzando el parking hacia una rotonda al final de una subidita. Allí, cruzando la rotonda desde la calle de salida del aeropuerto, fuimos recogidos por un bus local que nos soltó en la terminal de buses de Sandakan, en el mismo centro de la población, a una manzana del mar. Habíamos consultado alojamientos y la población no parecía ser Las Vegas. Había unos 5 hostels en el centro y algunos de ellos algo fuera de presupuesto, así que optamos por el Borneo Sandakan Backpackers (no confundir con el Sandakan Backpackers). El lugar dispone de amplias habitaciones privadas con baño compartido, con duchas muy decentes y limpias y desayuno incluido, un lugar muy nuevo y regentado por gente joven y muy abierta, aunque no es que sean un pozo de información.

Borneo Sandakan Backpackers

Estabamos en Sandakan con el propósito de ir a ver orangutanes y desde Malacca habíamos reservado ya dos noches en Uncle Tan's, un centro de ecoturismo en plena selva de Borneo que incluye en el alojamiento excursiones por el rio Kinabatangan y por la selva. Salvo por esto, o si se tiene la intención de ir a ver desovar tortugas a Turtle Island (muy caro), Sandakan por si mismo no despierta demasiado interés.

Es una población costera que se encuentra a medio camino de Semporna (al sur, la meca del buceo en Borneo, plataforma de salida para uno de los mejores divesites del mundo, Sipadan) y Kota Kinabalu (al norte, la capital de Sabah, con aeropuerto internacional y puntomde partida para visitar el parque Marítimo Tunku Abdul Rahman o el Monte Kinabalu).

Frente marítimo de Sandakan

A no ser que se tenga un gran interés por la historia de la Guerra del Pacífico, la visita a este lugar no le puede llevar a uno más de un día. Durante la guerra del Pacífico estuvo ocupada por los japoneses que dispusieron aqui un campo de prisioneros a quienes sometieron a las llamadas Marchas de la Muerte. Hacían andar a los prisioneros (australianos, británicos y javaneses) desde Sandakan hasta Ranau, a unos 80km a través de la tupida selva malaya como mulas de carga. La inmensa mayoría moría en el camino, otros más tarde de disentería, deshidratación, por mordeduras de serpiente o fusilados por los guardas. Únicamente sobrevivieron 6 australianos que lograron escapar de entre todos los prisioneros que circularon por el campo. Hay algunos monumentos dedicados a las víctimas del conflicto, el Memorial Chino de la 2ª Guerra Mundial y el cementerio japonés.

Vistas desde la English Teahouse

Subir a la English Teahouse para ver las vistas de Sandakan es una de las opciones y se encuentra a lo largo de lo que se conoce como Heritage Trial (camino del patrimonio) que también conduce a los monumentos anteriormente citados. Además, uno puede andar hacia el norte costeando y entrar en algunos de los pueblos flotantes, disfrutando del ambiente y la amabilidad de esta gente que vive en casas de madera sobre pilares sometidos a las corrientes del mar de Suluh. Los niños buscan jugar con cualquier forma de vida distinta a las que conocen, acercándose sin timidez y cogiendo, rápidamente, confianza. El mayor de todos estos pueblos se encuentra a unos 2 km del centro de Sandakan, Buli Sim Sim es una buena opción para comer algo de pescado fresco.

Sim Sim Village

Un lugar que vale la pena explorar, aunque no lleva más de media hora verlo, es el mercado local, el Pasar Besar Sandakan, para admirar la gran variedad de frutas, verduras y especias de que dispone la rica cocina malaya, y estirarse de los pelos al ver la zona del pescado, con peces loro, manta-rayas e incluso pequeños ejemplares de tiburón. Una auténtica lástima que la incultura haga que se siga pescando una especie que se encuentra tan al borde de la desaparición.

Tiburones expuestos en el Pasar Besar Sandakan

Fuera de las calles del centro es facil encontrar lugares donde disfrutar de la cocina local a precios locales. En la zona del malecón, hay diversos restaurantes donde sirven pescado a precios fuera del alcance de los que allí viven, restaurantes más enfocados a los pocos turistas que deciden hacer noche en esta población.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s